| Mayorista On line para Agencias de viajes

El mágico Marruecos, un destino imprescindible

Dicen que hay viajes que permanecen siempre en la memoria, y su secreto es que hacen vivir experiencias únicas, diferentes a todo lo conocido. Entre esos privilegiados países que cuentan con todos los ingredientes para que el viajero guarde un recuerdo imborrable se encuentra Marruecos, un país mágico lleno de colores, sabores, paisajes y culturas únicas. Allí nos aguardan desde míticas ciudades como Marrakech hasta encantadores pueblos costeros pasando por el inmenso desierto del Sahara y la ruta de las Kasbahs. Adentrarse en este país es conocer otro mundo lleno de magia.

Marrakech

Es conocida como la ciudad roja por el color de sus calles, impregnadas de un tono anaranjado que sorprende a quienes la visitan por primera vez. Pero en realidad, Marrakech es la ciudad de los mil colores: en sus mercados y plazas se extiende toda la paleta de colores, llenando de vida las calles donde se levantan a cada paso mezquitas y palacios. Por aquí pasearon Yves Saint Laurent, Elton John, Chaplin, Edith Piaf, Marlène Dietrich y un largo etcétera de rostros populares que se sintieron atraídos por la ciudad. En ella, cualquier viajero disfrutará perdiéndose sin rumbo fijo y descubriendo por si mismo a los encantadores de serpientes, los puestos de dulces y comidas, los tenderetes de especias y un sinfín de curiosidades que no dejan indiferente a nadie.

Entre los imprescindibles, la plaza Jemma el Fna, un dinámico rincón que pasa por ser una de las plazas más frecuentadas de toda África. Tomarse un buen té en alguna de las terrazas que ofrecen una estupenda panorámica de la ciudad, visitar las tumbas saadíes junto a la mezquita Moulay El Yazid, pasear por los jardines del espectacular Palacio El Badi o curiosear en el famoso zoco de Marrakech son otras buenas recomendaciones.

La costa

Casas blancas y azules, pequeñas embarcaciones de pescadores, relax y playas infinitas. La costa atlántica marroquí ofrece encantadores rincones perfectos para unas vacaciones de ensueño. Essaouira es uno de los más populares, sobre todo entre los amantes del surf, y eso es gracias a los vientos alisios y, por supuesto, a sus espectaculares playas. Pero además, Essaouira tiene una medina que es Patrimonio de la Humanidad, un precioso puerto e interesantes tiendas de artesanía.

Para quienes prefieran un lugar más tranquilo, la bohemia Asilah, en el norte, es otra estupenda opción. Refugio de artistas, en verano se celebra allí el Festival Cultural Internacional, aunque cualquier época del año es perfecta para visitar este rincón donde se respira calma y es posible desconectar en playas que parecen infinitas. Los acantilados de Dakhla o la original playa de Legzira, a solo 11 kilómetros de Sidi Ifni, son también excelentes propuestas.

 

Desierto

Adentrarse en el desierto del Sahara y recorrer el sur de Marruecos cruzando rincones espectaculares como la garganta del Todrá o descubrir el valle de Dadés son algunos de los alicientes que nos pone en bandeja la ruta de las Kasbahs, también conocidas como alcazabas. Se trata de un viaje muy especial que recorre paisajes mágicos mientras se puede observar cómo es la forma de vida de los pueblos bereberes, trasladando al visitante al pasado especialmente en lugares como el Ksar de Ait Ben Hadou, declarado Patrimonio de la Humanidad desde el año 1987, o la Kasbah Taourirt, una de las mejor conservadas de Marruecos. Allí aguardan a los viajeros paisajes sobrecogedores que los aficionados a la fotografía recordarán como un estupendo regalo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *