| Mayorista On line para Agencias de viajes

Los encantos menos conocidos de Islas Canarias

De los 15 parques nacionales que hay en España, cuatro se encuentran en las islas Canarias. Es solo una pista de por qué se considera a estas islas un privilegio de la naturaleza donde encontrar rincones únicos llenos de magia. Son de sobra conocidos algunos de sus encantos, como el majestuoso Teide en Tenerife, la ruta de los volcanes de Lanzarote, las playas salvajes y kilométricas que han hecho famosa a Fuerteventura, cascos históricos llenos de encanto como el de Santa Cruz de la Palma… Pero Canarias también cuenta con otros tesoros imprescindibles algo menos conocidos que son un auténtico regalo para el viajero. Hoy, en el Día de Canarias, descubrimos algunos de ellos:

 

  • Las playas de La Graciosa. Hay pocos lugares en Europa donde no haya carreteras asfaltadas, y La Graciosa es uno de ellos. Así se protege a esta original isla enmarcada en  la Reserva Marina del Archipiélago Chinijo, que con sus 70.700 hectáreas es la mayor reserva marina de Europa y un área de excepcional valor paisajístico. Descubrir las espectaculares playas que se esconden en ella es toda una experiencia. Además, desde la isla se pueden hacer excursiones a islotes cercanos que también pertenecen a la Reserva Marina parando en fabulosas playas casi secretas que son un verdadero paraíso.
  • Parque Nacional de Garajonay. Si hay una isla que derroche un especial encanto por el verde que atesora en su interior es La Gomera, donde se encuentra el tesoro que da vida al Parque Nacional de Garajonay. Allí se puede descubrir un bosque mágico que ha sobrevivido intacto al paso del tiempo manteniendo la impresionante laurisilva del exuberante entorno. Se deja ver entre la bruma y la niebla que hacen posible que exista, y es que las selvas de laurisilva de este lugar se mantienen gracias a un ecosistema del Terciario ya desaparecido en el resto del continente europeo. Caminar por este entorno boscoso y mágico entre laureles, adelfas y viñátigos es un auténtico placer.
  • Tindaya. Las playas de Fuerteventura, con su arena dorada finísima, aguas transparentes, y kilómetros de superficie donde disfrutar en solitario son un reclamo extraordinario que ha hecho famosa a la isla del viento. Pero además de una costa excepcional, en Fuerteventura se levanta un pequeño pueblo llamado Tindaya donde hay otro tesoro que no conviene perderse. Se trata de una montaña llamada también Tindaya que para los majos, los aborígenes de la isla, era sagrada. Hoy es un espacio natural protegido en el que se conservan casi tres centenares de grabados, casi todos ellos huellas de pies orientadas hacia poniente de las que aún no se sabe el significado. Si se sube a su cima en un día claro, es posible llegar a ver los puntos más elevados de Tenerife y Gran Canaria. Todo un espectáculo.
  • Parque Rural de Frontera. En El Hierro, hoy una Reserva de la Biosfera de la Unesco de apenas 268 kilómetros cuadrados, se encuentra el punto más occidental y meridional de Canarias, y durante mucho tiempo era allí donde terminaba el mundo conocido para los cartógrafos europeos. Adentrarse en esta isla llena de contrastes es un placer como pocos. En ella se puede disfrutar además de una especie de bosque encantado llamado Parque Rural de Frontera  donde hay árboles, algunos de hasta 8 metros de altura, que el viento ha ido esculpiendo dándoles su original forma retorcida, una rareza que se puede contemplar en muy pocos lugares del mundo.
  • Mirador de Unamuno. Otro atractivo de las islas Canarias que supone un verdadero regalo para el visitante son sus espectaculares miradores, desde los que se obtienen unas panorámicas impresionante. Uno de los más originales es el de Unamuno, en el balcón natural que ofrece el pueblo de Artenara, en Gran Canaria. Fue aquí donde pasó un tiempo el autor, que conoció a fondo los paisajes de la isla. La escultura levantada en su honor en este balcón mira hacia el horizonte, en dirección a un lugar donde se mezclan las montañas en una imagen que el escritor definió como un “espectáculo imponente”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *