| Mayorista On line para Agencias de viajes

Siete destinos imprescindibles en Cuba

La música, el carácter de su gente, la arquitectura colonial, playas de ensueño, valles verdes… Todo en Cuba es diferente. Descubrir su personalidad a través de los destinos más imprescindibles supone todo un regalo para el viajero, que podrá disfrutar de un viaje único a las entrañas de la cultura cubana en unas vacaciones perfectas. Todo un mundo de posibilidades con sabor caribeño en el que no pueden faltar las visitas a estos emblemáticos rincones cubanos:

 

  • La Habana. La capital de la isla reúne todo el color, la fuerza y el carácter de un país en el que el viajero se siente enseguida como en casa. Museos, edificios coloniales, calles en las que se improvisa la verdadera fiesta cubana, restaurantes míticos… Bordeada por un gran litoral, en La Habana aguarda el famoso malecón que nunca deja de sorprender gratamente a quienes visitan la ciudad, y también un centro histórico y las famosas fortificaciones que la Unesco declaró Patrimonio de la Humanidad ya en 1982.  Entre los imprescindibles se encuentran el Castillo de la Real Fuerza, el Castillo de los Tres Reyes del Morro, la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, la Plaza de la Revolución, el cabaret Tropicana… Todo un mundo de posibilidades en apenas unos cientos de metros.
  • Cienfuegos. Dicen que la ciudad más diferente de Cuba es Cienfuegos, y lo cierto es que esta tierra de cubanos carismáticos tiene un aire distinto. La razón es que quienes la diseñaron no eran originarios de Cuba sino de otros países, y entre ellos había una gran mayoría francesa que le dio la personalidad que hoy luce. La Unesco declaró su centro histórico patrimonio cultural hace más de una década, y recorrerlo con calma es una estupenda idea. Además, la ciudad ofrece al visitante un largo listado de opciones culturales. Para quienes dispongan de tiempo siempre es buena opción recorrer el entorno, en el que se encuentran el valle de Yaguanabo o la bahía de Jagua,  que cuentan con un encanto natural que merece mucho la pena.
  • Varadero. Entre las playas más famosas de Cuba se encuentra la de Varadero, un oasis de aguas transparentes y arena blanquísima donde resulta imposible no desconectar y relajarse de la rutina diaria. Por eso es uno de los destinos más importantes del Caribe, y a pesar de que la mayoría de quienes viajan a Cuba pasan por aquí, la gran extensión de esta playa hace que parezca que el viajero la pueda disfrutar en solitario: cuenta con nada menos que 21 kilómetros de longitud y un paisaje natural que parece sacado de una postal.
  • Cayo Coco. Aunque Varadero sea oficialmente la playa más espectacular de la isla, son muchos los que creen que nada tienen que envidiarle los cayos. Hay para todos los gustos porque cada uno tiene su propia personalidad y ofrece distintas opciones, pero uno de los que cuenta con más devotos es Cayo Coco, en el espectacular archipiélago de Sabana-Camagüey, un verdadero edén con playas extraordinarias y parajes naturales que forman una panorámica de ensueño. Los aficionados al submarinismo no pueden dejar de descubrir los tesoros que esconden estas aguas.
  • Santiago de Cuba. Quienes la visitan por primera vez se sorprenden del dinamismo de esta ciudad, que para muchos es la más acogedora de Cuba. La puesta de sol desde su malecón es uno de los imprescindibles de la localidad, donde se puede ver una Cuba muy auténtica, con menos turistas que en otros lugares. Para comprobarlo basta con darse una vuelta por el Parque Céspedes, que es punto de reunión de los vecinos. Desde él se pueden ver algunos de los edificios más emblemáticos, como la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción. También es buena idea acercarse al Museo de Ambiente Histórico Cubano.
  • Trinidad. Es una de las ciudades más bonitas de Cuba, Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1988. Una especie de museo al aire libre donde sentir que el tiempo se ha detenido muchas décadas atrás gracias al espectacular patrimonio arquitectónico colonial de los siglos XVIII y XIX que se conserva en sus calles adoquinadas, con sus características casas de colores. Todo un tesoro para los amantes de la atmósfera típicamente colonial.
  • Viñales. Ubicada en el Parque Nacional de Viñales, un destino que sorprende por sus tranquilas calles, plagadas de testigos arquitectónicos de la época colonial, y su extraordinario entorno verde es Viñales, el lugar elegido por los viajeros que quieren disfrutar de opciones distintas como paseos a caballo, escalada y otras actividades al aire libre en contacto con la naturaleza. Una visita casi obligada si se viaja hasta aquí es la Casa del Veguero, una de las plantaciones más famosas del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *